Category Archives: Apoderados

  • 0

  • 0

Los niños y la tecnología, ¿prohibir, limitar o incentivar?

Tecnologia buena mala niños inconvenientes beneficios prohibir limitar

Los medios británicos debaten estos días sobre la idea del colegio privado Acorn de Londres de prohibir toda la tecnología, incluyendo móviles, ordenadores o televisores, a sus estudiantes en la escuela y en casa, incluso durante las vacaciones. La pregunta es evidente, ¿es la tecnología una buena o mala influencia para los niños?

Los niños todavía vienen de París, pero ya no lo hacen con un pan debajo del brazo sino con un smartphone. Los más pequeños dejan en pañales a sus padres a la hora de adaptarse a las tecnologías más modernas, lo que ha convertido en habitual ver a renacuajos que ni siquieran han aprendido a hablar manejando tablets a su antojo.

Las estadísticas señalan que la mayoría de niños y adolescentes españoles se conecta a diario a Internet, muchos sin supervisión -parcial o total- de los padres. Durante años se ha alabado la temprana adopción de la tecnología como una especie de panacea en el sector educativo, como si manejar un portátil garantizara un puesto de trabajo.

Diez consejos para enfrentarse al Ciberbullying

Sin embargo, un reciente estudio de la OCDE publicado en varios medios de comunicación concluía que la utilización del ordenador en el aula no supone una mejora directa en el rendimiento académico de los estudiantes.

Los datos apuntan a que los países que han invertido más en incorporar la tecnología a las aulas no han visto refrendado ese dinero en una mejora significativa directa en sus resultados del informe PISA en comprensión lectora, matemáticas o ciencia.

Adictos a las pantallas

¿Es bueno entonces que los niños se acostumbren a la tecnología? El propio informe de la OCDE subraya que el problema se encuentra en que las escuelas todavía no han sabido aprovechar el potencial de la tecnología para mejorar las habilidades de los estudiantes. Los expertos coinciden en que la tecnología es una herramienta y, como tal, sus beneficios dependen del uso que se le dé.

“Los estudios lo que han demostrado es que el cerebro de los nativos digitales se adapta a un método de trabajo distinto y aprenden de otro modo. Los nativos digitales tienen una mayor capacidad de multitarea, pero eso no significa que sea mejor, sino que su procesamiento es distinto”, explica la doctora Maria Angustias Salmerón Ruíz, miembro de la Asociación Española de Pediatría (AEP).

La tecnología sin control ni supervisión alguna presenta una serie de riesgos para los niños, sobre todo durante la adolescencia, ya que los críos pueden llegar a desarrollar adicciones a Internet, el móvil, la televisión o los videojuegos o realicen actos poco edificantes en redes sociales, terreno abonado para el sexting o el bullying online.

Limitar horas ordenador niños

Durante los últimos tiempos las opiniones más tecnófobas han ganado terreno entre las familias de clase alta. El colegio privado londinense Acorn prohíbe totalmente la televisión a los niños hasta los 12 años. Al cumplir esa edad los críos solo pueden ver documentales aprobados por los padres, sin poder ver ni una sola película hasta cumplir 14. Internet está prohibido por completo -en la escuela y en casa- hasta los 16, aunque los ordenadores entran en el currículo escolar a los 14 años.

El panorama cambia de salón a salón, pero en los últimos años han salido a la luz casos tan curiosos como el de Steve Jobs, que en su momento no dejaba a sus hijos que se acercaran al iPad. Y algo parecido sucedía en casa de Bill Gates, que prohibió a su hija mayor utilizar un ordenador con Internet hasta cumplir 10 años, con una limitación a partir de esas edad de 45 minutos diarios para jugar entre semana y 1 hora durante el fin de semana.

Prohibir el móvil en los institutos mejora las notas un 6%

La prohibición total de la tecnología a los niños puede llegar a ser contraproducente según defienden algunos pediatras. Un informe del Hospital de Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat sostiene que las nuevas tecnologías ayudan al desarrollo de los niños en la toma de decisiones, análisis de datos, la observación, o la resolución de problemas.

“Las herramientas que favorecen el desarrollo de determinadas habilidades son las creativas como la programación, donde el niño deja ser un consumidor pasivo a ser un creador activo, pero son las que menos utilizan por ellos mismos”, explica la pediatra española.

La clave por tanto parece situarse en un término medio, con la supervisión de los padres en las edades más tempranas. “La tecnología es la única manera de expandir significativamente el acceso al conocimiento”, defiende el Director de Educación y Habilidades de la OCDE, Andreas Schleicher.

Prohibir Movil niños

Pantallas niñera

Los pediatras recetan a los padres sentido común y controlar qué hacen los más pequeños en su tiempo libre para evitar que la tecnología se convierta en un problema. En 2011 la Academia Americana de Pediatría elaboró una guía para disminuir la excesiva exposición de los niños a televisores, consolas, móviles y otros dispositivos electrónicos.

Entre los consejos destacaba la prohibición total de los aparatos electrónicos a los menores de dos años, ya que en esos primeros meses de vida el cerebro se desarrolla a gran velocidad. “En esa etapa las pantallas sólo sirven para que se entretengan, no para que aprendan”, resume la doctora Salmerón.

Control Parental: vigila el móvil de tus hijos con TimeAway

Sin embargo, la propia Academia Americana de Pediatría estudia modificar sus propios consejos al entender que gran parte de ellos han quedado totalmente desfasados por la explosión de los dispositivos móviles, especialmente las tablets, desde la publicació de la guía.

Una gran parte de pediatras apuesta por rebajar las prohibiciones en la próxima guía para padres, que probablemente saldrá a la luz en 2016. “Toda la tecnología no es igual. Hay una enorme diferencia entre que un niño de dos años se pase las horas perdidas viendo dibujos en YouTube que hablando por la webcam con su abuela”, razona la doctora Ari Brown.

Los padres influyen en el rendimiento de los niños en matemáticas

El debate en la comunidad científica gira en torno a qué beneficios puede tener en el desarrollo de los niños el uso de la tecnología, pero lo que seduce a muchos padres es la comodidad de tener a sus hijos entretenidos con un tablet o un móvil para hacer otras cosas. Son las pantallas niñera. “El niño está quieto porque está recibiendo una información que no es capaz de procesar a gran velocidad”, subraya la doctora, especialista de la Unidad de Adolescencia del Hospital Universitario La Paz.

Para los pediatras la cuestión es si leer un libro en una pantalla electrónica generará el mismo efecto en un niño pequeño que un libro de toda la vida, o el efecto que pueden tener los vídeos educativos a edades muy tempranas. Sin embargo, casi todos los expertos coinciden en que los niños aprenden mejor interactuando con personas, no con móviles o tablets.

Por esta razón, lo más probable es que la Academia Americana de Pediatría elimine la prohibición del uso de la tecnología para los niños menores de 2 años, pero recomiende un uso limitado de entre 30 y 60 minutos al día bajo la supervisión de los padres.

Edad primer movil

El primer móvil

¿A qué edad debe tener un niño su primer móvil? Una encuesta realizada en Reino Unido a padres de niños de entre 8 y 11 años revela que casi todos son favorables a la imposición de una edad mínima para tener un smartphone. La mayoría de ellos cree que la edad adecuada son los 10 años, pero algunos disienten.

Tom Bennet, experto educador contratado por el gobierno británico para evaluar el impacto de la tecnología en el comportamiento de los niños en los colegios, concluyó hace solo unas semanas que ningún niño debería poseer un móvil con acceso a Internet antes de cumplir los 16 años.

“No hay una edad para tener un smartphone, sino un grado de madurez que cada niño alcanzará a una edad diferente“, sentencia la doctora Salmerón. Lo que es evidente es que los padres deben de actuar como modelos y establecer límites, como por ejemplo dejar a un lado el teléfono a la hora de comer en familia.

Niños finlandeses aprenderán a teclear antes que a escribir

La prohibición total no parece una solución práctica por mucho que existan ejemplos como el de la Acorn School de Londres. “Se trata de educar y acompañar. Tarde o temprano se verán obligados a tener que utilizar la tecnología y aunque no es difícil aprender sí que es complicado saber cómo hacer un uso responsable, respetuoso y seguro“, resume la doctora Salmerón, que aboga por establecer límites ante de la adolescencia, ya que en esa etapa por lo general los jóvenes no se dejan aconsejar.

Lo que está claro es que la tecnología puede ser una herramienta de aprendizaje muy útil para los niños en determinados casos. Uno de esos ejemplos es Vortex, el robot que enseña a los niños a programar como puedes ver en este vídeo:

Recomendaciones para la relación entre los niños y la tecnología:

  • Uso racional de los dispositivos electrónicos, limitando el tiempo al mínimo imprescindible
  • No es recomendable dejarlos solos, deben estar acompañados e interactuar con ellos y con el dispositivo que usemos.
  • No ser sustitutivo del juego tradicional ni de actividades deportivas o al aire libre.
  • Instalación de aplicaciones adecuadas para cada edad, con fines educativos, evitando los juegos.
  • Si tiene acceso a internet, instalar antivirus y limitar el acceso a páginas con contenidos inadecuados para el menor.

  • 0

Grupos de padres en WhatsApp pasaron a ser un dolor de cabeza

Por:   |

Uno de los principales líos detectados en un grupo de WhatsApp mal utilizado es el conflicto que puede generarse entre padres y maestros.

Foto: EL TIEMPO

Uno de los principales líos detectados en un grupo de WhatsApp mal utilizado es el conflicto que puede generarse entre padres y maestros.

“¿Alguien sabe si a los niños les dejaron alguna tarea de matemáticas para mañana?”, “¿A qué hora es la reunión para la entrega de notas?”, “¿Alguien ha visto el pantalón de gimnasia de mi hijo?”, “Este profesor no tiene idea de nada, ¿no les parece?”.

Frases como estas se han vuelto recurrentes en los grupos de WhatsApp en los que participan los padres de estudiantes de colegios, que convierten esta herramienta digital cada vez más común, y que puede ser muy útil, en una verdadera pesadilla.

No en pocos casos el chat termina invadido de anuncios de compra y venta de artículos, chismes, matoneo, mensajes salidos de tono, chistes o comunicaciones que no tienen nada que ver con el objetivo inicial del chat, como ocurre con muchos otros destinados a fines específicos (amigos, familia, trabajo).

Estos encuentros grupales en particular nacen como una iniciativa de comunicación sana y relevante, que les permite a los padres de familia estar atentos a los temas escolares que afectan a sus hijos. Pero según entidades que han analizado este fenómeno, progresivamente se les ha ido dando un mal uso y se ha presentado un descontrol total, que en principio puede explicarse por el solo hecho de juntar en un solo escenario (virtual) a personas en su mayoría desconocidas.

De la reunión a la red

Antiguamente, los espacios de comunicación entre padres de familia se daban en las escasas reuniones presenciales que el colegio convocaba al año, como la jornada de entrega de notas. Luego, con el auge de internet, vinieron las plataformas digitales al estilo intranet empresarial, no del todo comunes ni adoptadas por todos los colegios. Y tiempo después, el correo electrónico pasó a ser un mecanismo novedoso para mantener en contacto a los padres, pero la asincronía de los mensajes supuso su marchitamiento, sobre todo teniendo en cuenta la efectividad de los chats.

En consecuencia, un sistema de mensajería instantánea como WhatsApp, que ofrece la ventaja de compartir fotos, documentos, videos y audios, terminó siendo espacio ideal para establecer contactos directos. Además, es una aplicación manejada por la gran mayoría de personas que tienen teléfonos inteligentes.

Llegan los problemas

Uno de los principales líos detectados en un grupo de WhatsApp mal utilizado es el conflicto que puede generarse entre padres y maestros. “Muchas madres de familia aprovechan la falla individual de su hijo para crear un ambiente generalizado de malestar contra un profesor, a través del grupo de chat”, dice el médico Carlos Francisco Fernández.

Es tan compleja esta situación que incluso el poderoso sindicato de docentes de educación pública de España (Anpe) se ha quejado por el aumento de falsas acusaciones contra el trabajo de los profesores.

Frente a este tema, Toñi Quiñones, de la Asociación Espiral, Educación y Tecnología de España, comentó en una nota del diario El Mundo que hay padres que han encontrado en los grupos de WhatsApp “una forma de resolver sus diferencias personales con un tutor, iniciando una conversación en WhatsApp para buscar consenso”.

Otro problema común de estos encuentros de chat es el síndrome de la ‘mamá secretaria’. Se trata de esas madres que usan el WhatsApp para resolverles los descuidos y la falta de responsabilidad a sus hijos con las obligaciones diarias del colegio. En ese punto se dan los mensajes, generalmente en las noches, de mamás o papás desesperados que preguntan cómo se hace cierta tarea o dónde pueden comprar, a esa hora, algún material solicitado por un profesor.

“Este chat no debe ser el paralelo de la agenda de los hijos, debe usarse para cosas urgentes del colegio. Los menores no deben confiarse en que el celular de sus mamás responda siempre a sus olvidos”, dice en su blog Noelia López-Cheda, consultora española en recursos humanos y talento. Según la experta, un mal manejo del chat no solo puede redundar en serias disputas y rencillas, sino en la exclusión y cierre de una herramienta que puede ser muy útil para todos, sobre todo si los hijos participan en actividades extracurriculares que generan la necesidad de crear nuevos grupos.

Sacar el mejor partido

“Los padres también necesitan formación tecnológica, pautas claras para usar los grupos de WhatsApp y sacarles buen partido”, sostiene Miquel Ángel Prats, investigador en TIC y educación, en un artículo publicado por La Vanguardia, de Barcelona.

Prats, que asesora a múltiples colegios de España en el buen uso de la tecnología, enfatiza en que este tipo de chat “no es un grupo de amigos, por lo que debería ceñirse a asuntos de gestión escolar”, y aconseja renunciar a prácticas como difundir videos virales, imágenes graciosas, opiniones políticas, creencias personales o juicios de valor.

Claves para tener un grupo sano

Expertos ofrecen algunas recomendaciones para que los grupos de chat de padres aprovechen al máximo esta herramienta digital.

No es un grupo de amigos. Este chat no es para que los participantes se traten con familiaridad o confianza. El encuentro debe ser cordial, respetuoso, serio, concreto, y los mensajes deben escribirse en horas prudentes, a menos que se trate de una emergencia.

No es para resolver tareas. Si bien el WhatsApp puede ser útil, de manera eventual, para consultar o aportar alguna guía básica para el desarrollo de ciertas tareas, este no debe destinarse para hacerles los trabajos a los niños o para preguntar cuáles les dejaron. Lo anterior es responsabilidad de los niños y de los padres.

Problemas personales. Si existe una situación personal que afecte a un alumno, lo ideal es solucionarla de manera directa en el colegio.

Críticas a profesores. Difundir malos entendidos o percepciones individuales sobre un maestro, con el ánimo de buscar apoyo en los demás padres, puede generar un ambiente de predisposición innecesario. Lo mejor en estos casos es hablar personalmente el tema con el docente o con las directivas del centro educativo.

Limitar el uso. Compartir oraciones, posiciones políticas, chistes, memes, anuncios clasificados, o pedir favores son prácticas que deben evitarse en estos grupos de chat.

JOSÉ CARLOS GARCÍA R.
Editor Tecnósfera


Ingreso a Plataforma de prueba

Plataforma

Ventajas de la educación en línea

  • Posibilidad de relacionarse con nuevas personas, incrementando la red de contactos profesionales.
  • Actualización permanente y sintonía con las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC).
  • Ampliar las oportunidades laborales, contribuyendo con acciones que brinden mejores resultados dentro de las organizaciones.
  • Alto nivel de preparación, para un mejor desempeño que posibilite el ascenso a mejores puestos de trabajo.
  • Inversión que protege la economía, evitando gastos de traslado y compra de herramientas/materiales adicionales, además de ofrecer diversas formas de pago.
  • Adquisición de conocimientos a través de herramientas tecnológicas (chats, videoconferencias, foros de discusión, etc.) que puedan ser aplicados en cualquier ámbito laboral.
Por UTEL, University

Presentación de Moodle